sábado, 31 de mayo de 2014

La avispa "Velutina" y el avispón europeo. Vídeo.( Avispas lobo contra abejas.)

Vespa velutina es una especie diurna que, contrariamente al Avispón de Europa, interrumpe toda actividad al llegar la noche. Es un predador de otros himenópteros sociales, incluidas las abejas, pero como V. crabro, también consume una gran variedad de otros insectos y arañas (Villemant et al , 2006 ; Perrard et al, 2009).


Desde el verano de 2006, algunos apicultores están preocupados de ver que sus colmenas están más a menudo y más gravemente atacadas por esta especie que por el avispón europeo. En vuelo estacionario a unos treinta centímetros de la entrada de la colmena, una obrera de V. velutina remplazada regularmente sucede a otra para capturar a los recolectores que regresan cargados de polen. El avispón oscuro cae sobre su presa, la tira al suelo, atrapándola entre sus patas y matándola con un golpe de mandíbula detrás de la cabeza antes de llevársela a un árbol para despedazarla. Después de haber cortado la cabeza, piernas, alas y abdomen, hace una bola que llevará hasta su nido para alimentar a sus larvas.


En Cachemira, como en China, Vespa velutina se considera un formidable enemigo de los colmenares (Shah & Shah, 1991 ; Ken et al., 2005) ya que puede destruir hasta un 30% de una colonia de la abeja asiática, Apis cerana. Después de diezmar a los guardias, las obreras del avispón entran en la 
colmena para capturar las crías.

En Francia, hasta el momento la depredación de V. velutina parece estar limitada a las abejas adultas. La configuración de las colmenas hace posible reducir la entrada a una estrecha ranura, que prohíbe la entrada de insectos más grande que la de las abejas.

En Francia, todos los observadores coinciden en que V.velutina no es agresiva y que es posible observar el nido a 4 o 5 metros de distancia de manera segura. Las pocas personas que han sido picadas lo han sido al tratar de destruir un nido o al tocar a una obrera sin darse cuenta. La picadura es dolorosa pero no es más peligrosa que la de una avispa; no obstante las personas alérgicas al veneno de himenópteros deben, por supuesto, ser muy prudentes.

Varias personas convivieron con nidos activos ubicados cerca de sus viviendas sin que las obreras manifestaran ninguna agresión en las idas y venidas de los residentes. Sin embargo, se debe ser muy cuidadoso con los nidos de gran tamaño instalados en árboles altos. Cuando nos acercamos al nido de avispones a menos de 5 metros, más que la colonia que contiene, es importante tener en cuenta el mayor riesgo que tenemos a un ataque del enjambre de las abejas obreras.

 El avispón asiático tiene una dieta muy variada. Además de las abejas de miel, los ataques a numerosos órdenes de insectos, especialmente, avispas, moscas, mariposas, orugas y las arañas de las que se alimentan sus larvas. Los adultos se alimentan sólo líquidos endulzados (ambrosía, néctar, miel ...); en el otoño, también comen la carne de la fruta madura: manzanas, ciruelas, uvas, etc. Puede consumir grandes cantidades y producir daños en los huertos.

Las aves como el alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio), el halcón abejero (Pernis apivorus) o abejaruco europeo (Merops apiaster) son depredadores activos del avispón europeo, son predadores potenciales del avispón asiático. Los pájaros carpinteros (Picus spp.) así como la urraca (Pica pica) han sido vistos al final de otoño perforar a golpes de pico un nido para consumir los últimos individuos, las larvas o adultos de la colonia moribunda.

El área de origen del avispón asiático se extiende desde el norte de la India,  la mitad sur de China, incluyendo Taiwán, e Indochina (Tailandia, Laos, Vietnam) hasta Malasia y el archipiélago de Indonesia. La variedad V. velutina nigrithorax vive en el norte de la India (Darjeeling, Sikkim), Bhután, China y en las montañas de Sumatra y Sulawesi (Indonesia) (Carpenter y Kojima, 1997). Se ha citado por primera vez en Corea en 2006 (Kim et al., 2006). En el continente asiático, la variedad nigrithorax vive en climas similares a los de Europa.

Desde su introducción en Francia, probablemente en torno a 2003-2004, la expansión de la Vespa velutina parece haber sido muy rápida.

  A finales de 2006, su presencia se ha registrado en 13 departamentos del suroeste: la Charente-Maritime, en los Pirineos-Atlánticos, y de la Gironde y las Landas de la Garona hasta Corrèze y el Haute Garonne. En la Gironda al igual que, en Lot-et-Garonne, la densidad de nidos ya era muy alta. En el invierno de 2006, fueron identificados 37 nidos de esta especie a las afueras de Burdeos (R. Saunier, com. pers.) y otros 85 a una distancia de unos 60 km de Marmande (L.-y-G.) y Podensac (Gironda) (Sr. Dugrand, com . pers.). M. Dugrand contó 10 nidos en un radio de 600 m. En 2009, 32 departamentos han sido ya invadidos.

Este himenóptero, cuya reina puede llegar a medir más de 3,5 centímetros, ya es conocido casi al detalle por todos aquellos que ya trabajan en atajar su daño. Un control y seguimiento inapropiado podría afectar de forma relevante a colmenas y explotaciones de abejas, tanto por el ataque directo a este insecto productor como a sus bases alimenticias. Su evolución en Europa ha sido rápida. En la actualidad, el foco más cercano a Castilla y León parece ser que se ha detectado en Cantabria. 

Esta especie de avispa es diferente al avispón europeo, conocido como "Cravo" que aunque es algo más grande, ya es menos perjudicial, ya que las abejas desarrollan mecanismos y sistemas de defensa, algo que no existe con la "Velutina."

Contrariamente a lo que se ha publicado en algún medio, la avispa asesina o lobo de las abejas (Philantus triangulum) no es la velutina. Se trata de dos avispas diferentes y no conviene confundir las cosas ni tampoco confundir al público lector. Como bien dice la wikipedia, la abeja lobo que anida en la arena es europea, independiente que pueda hacer mucho daño a las abejas canarias y efectivamente anida en túneles bajo la arena.

DESCRIPCIÓN

El avispón europeo adulto obrero mide aproximadamente 25mm de largo y es de color amarrillo y marrón.  Las reinas que han sobrevivido el invierno son más grandes, de hasta 35 mm. El nido esta típicamente localizado en cavidades tales como, huecos en los árboles o grietas en las paredes. En raras ocasiones aparecen suspendidos libremente como los nidos de los avispones cariblancos,parecidos a la forma de pelotas de balompié. La entrada a los nidos frecuentemente es de dos metros (6 pies) o más sobre la superficie de la tierra.
En algunas ocasiones una porción de nido, color grisáceo parecido al papel, se extiende fuera de la cavidad o espacio.
Cada otoño, la colonia produce machos y hembras que se aparean y las hembras se convierten al próximo año en reinas. Sólo las reinas que invernan sobreviven al estar en locales protegidos tales como, cortezas de árboles sueltas, en cavidad en los árboles y en cabidades en las paredes de edificios . Todos los demás miembros que produce la colonia en el año recurrente fallecen.
En la primavera, las reinas que emergen establecen nuevos nidos en cavidades aéreas, depositan sus huevos en celdas que ellas han construido y alimentan la primera tanda de larvas. Las larvas maduran y se convierten en pupas dentro de las celdas y entonces emergen como obreras femeninas estériles. 

Estas obreras toman la responsabilidad de ir en busca de forraje para alimentar a las larvas más jóvenes; colectar celulosa para expandir el nido y protegerlo de amenazas externas. La comida típica de las larvas incluye grillos, saltamontes, moscas grandes, orugas y las trabajadoras de otras avispas pintas amarillas.
La colonia de los avispones europeos en ocasiones contiene 300 o más obreras para el mes de septiembre u octubre llegando a un máximo de 800-1,000 obreras. Estas obreras son únicas entre las avispas pintas amarillas por su habilidad (actualmente es una predisposición)de buscar forraje en las noches. Es normal para las obreras rebotar contra las luces externas o los paneles de las ventanas de las casas durante las noches de verano. A pesar de que las trabajadoras pueden picar si son manejadas, normalmente no son agresivas a menos que la colonia este en peligro.
En adición al peligro que representan sus ponzoñas, los avispones pueden también dañar varios árboles y arbustos , las ramas y ramitas al recoger la corteza para construir sus nidos y obtener alimento de la savia.




 La batalla de los bomberos gallegos contra la velutina (El País 27-11-2017) 
Cuadrillas especializadas combaten en jornada completa los nidos de avispa asiática. La muerte de un hombre desata una avalancha de llamadas de socorro en Galicia.

Aseguran que han tenido delante algunos panales "como lavadoras", aunque lo que más abunda son los nidos "tamaño pelota de baloncesto". 
Pero lo más preocupante no es la talla, sino la abundancia.

 La Asociación Galega de Apicultura habla de la existencia de unos 100.000 nidos en la comunidad autónoma. La muerte casi instantánea por choque anafiláctico de -un vecino de O Porriño (Pontevedra) de 54 años que recibió 25 picaduras cuando trataba de talar el manzano en el que se agazapaba un nido, ha disparado la alarma. 

Quizás "las abejas llegarán a adaptarse a ellas y aprenderán a defenderse". Porque, por lo que se ve, la invasora asiática "ha venido para quedarse".

2 comentarios:

Susielo. dijo...

Hola he visto avispas asiáticas en Madrid,concretamente en Alameda del del valle.

Juan Manuel Fabregat dijo...

HOLA, ACABO DE MATAR UNA EN MI CASA, EN LOS BELONES CARTAGENA

Publicar un comentario