jueves, 19 de junio de 2014

Las arañas también comen peces.

 Artículo publicado en el diario ABC (19-06-2014)

Se trata de arañas semiacuáticas que viven cerca de ríos y pantanos de todos los continentes, salvo la Antártida

 

Aunque las arañas han sido tradicionalmente vistas como insectívoras, un nuevo estudio revela que también se alimentan de pequeños peces. Según detallan investigadores de Suiza y Australia en la revista PLOS One, ciertas especies de arañas de mayor tamaño pueden complementar su dieta de insectos con la captura de vez en cuando de pequeñas presas de vertebrados. Se trata de arañas semiacuáticas, algunas de las cuales nadan, bucean y hasta caminan sobre la superficie del agua, y que están «equipadas» con potentes neurotoxinas y enzimas que les ayudan a matar y digerir los peces, que a menudo les superan en tamaño y peso.
Los resultados de la investigación realizada por el zoólogo y experto en arañas Martin Nyffeler, de la Universidad de Basilea (Suiza), y Bradley Pusey, de la Universidad de Australia Occidental, constatan que estas arañas se dan en todos los continentes, a excepción de la Antártida, si bien parece ser más común en climas cálidos, entre los 40º N y los 40º S de latitud. La mayoría de casos se han documentado en Norteamérica, especialmente en los humedales de Florida, donde se les ha visto comer peces mosquito. Y es que estas arañas semiacuáticas normalmente habitan en las márgenes de los arroyos de agua dulce, lagunas o pantanos.

Importancia nutricional

En total, la revisión realizada por los investigadores arroja hasta cinco familias de arañas que han sido vistas comiendo pequeños peces en la naturaleza, mientras que especímenes de tres familias más lo hacen en condiciones de laboratorio. «El hallazgo de que una gran diversidad de arañas se dedican a la depredación de peces es novedoso. Nuestros resultados sugieren que los peces podrían ser una presa ocasional pero de una importancia nutricional sustancial», explica Martin Nyffeler.
Los peces capturados por estas arañas suelen tener entre 2 y 6 centímetros de longitud, esto es, son 2,2 veces mayores que las propias arañas. Con el fin de atrapar a su presa, la araña suele anclar las patas traseras a una piedra o una planta mientras que sus patas delanteras descansan sobre la superficie del agua listas para capturar a su presa. Después, arrastra al pez a un lugar seco antes de comenzar el proceso de alimentación, que suele durar varias horas.

0 comentarios:

Publicar un comentario