viernes, 4 de diciembre de 2015

Los sargazos



Algas y sargazos.

Con el nombre de "algas" se conoce a un grupo grande y variado de organismos preferentemente acuáticos que incluye desde especies unicelulares hasta plantas enormes. Viven a lo largo de los litorales marinos, y pertenecen principalmente a tres divisiones:

 Algas Pardas: Se encuentran generalmente en las zonas agitadas de los mares polares, aunque hay algunas en las profundidades oceánicas.
 Algas Rojas: Se caracterizan por tener pigmentos ficobilínicos que les confieren el color rojizo debido a que enmascaran el color de las clorofilas. La mayoría crecen cerca de las costas tropicales y subtropicales. Sin embargo algunas son de agua dulce

Algas Verdes: Se las conoce con el nombre de algas verdes o clorofilos, debido al intenso color que otorga la clorofila a y b. Se las considera predecesoras de las plantas verdes terrestres. Por lo general, todas estas especies se pueden ver a lo largo de las orillas rocosas de los mares septentrionales durante la bajamar.

 Las algas marinas se diferencian de las plantas superiores porque carecen de tallos, hojas, raíces y sistemas vasculares verdaderos. En lugar de esto, se anclan a objetos sólidos mediante un órgano llamado hapterio o háptero y absorben los nutrientes directamente del agua, fabricando su alimento a través de la fotosíntesis.

 El Sargazo es un vegetal marino perteneciente al grupo de las algas Pardas. Poseen vejiguillas axiales llenas de gas, que sirven para sostener la planta dentro o en la superficie del agua.

Hay varias especies como el Sargassum brevipes, que se encuentra en el Golfo de México, el Sargassum pteropus y leptocarpum, de las costas de cuba, y el Sargassum vulgaris que se encuentra en el Océano Atlántico, mas precisamente dentro del Mar de los Sargazos En este mar se encuentra distribuido como una masa de algas flotantes de densidad variable, que ocupa una extensión de 6.500.000 km² en la parte central y tranquila bordeada por la corriente del golfo.

 El sargazo desciende de un tipo de algas que suelen crecer adheridas a las rocas cercanas a la costa, pero se ha adaptado por completo a la vida pelágica y ahora flota en las capas superiores del océano.

Dos factores le permiten permanecer en alta mar y reproducirse.

Las corrientes lentas que circulan alrededor del mar de los Sargazos mantienen dentro de éste la mayor parte de las algas y además el sargazo se reproduce por fragmentación, lo mismo que algunas enredaderas.

Cada pequeño fragmento que se desprende puede dar lugar a una planta completa. Estas extensas praderas de algas constituyen la base de un ecosistema cerrado, que depende de la productividad primaria de estas plantas.


 Si bien es cierto que estas algas se encuentren predominantemente en el Mar de los Sargazos, se debe aclarar que su distribución dentro del mismo no es uniforme, si no que se encuentran esparcidas en forma de manchones en ciertos puntos, mientras que amplias zonas permanecen limpias.
                                                                           

Lo más frecuente es que se formen largas bandas paralelas. Estas formaciones se deben a los sistemas de corrientes principales, que agrupan las algas a lo largo de las líneas donde convergen masas de agua de diferente densidad.

 Por otro lado, estas bandas pueden ser producidas por el viento.
Wing demostró que la acción del viento sobre grandes zonas de agua produce bucles horizontales de rotación opuesta, y que entre los bucles hay bandas de agua que se hunden donde se agrupan algas flotantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario